La potencia contratada y los contadores inteligentes

Los nuevos contadores inteligentes , ya incorporan el ICP, pero nuestra reglamentacion parece ir a la zaga y perdida cuando se trata de favorecer a los maltrechos usuarios domesticos, principales sufridores de tanto desaguisado técnico…

UNA BUENA NOTICIA:Los suministros TRIFASICOS ahora quedarán limitados verdaderamente a la potencia contratada, ya que se limita el total de la potencia demandada  como suma de la de las tres fases. En la actualidad, con los contadores normales, cuando en una fase se supera un tercio de la potencia contratada salta esa fase y de rebote las otras dos, luego en realidad a menos que el receptor sea un motor o algo similar que tenga las tres fases perfectamente equilibradas, el cliente nunca puede utilizar la potencia contratada con normalidad.

Esto seria perfecto si además se adecuasen los escalones admisibles de potencia contratable a la capacidad tecnologica que suponen los nuevos contadores. Actualemtne para un usuario de energía trifásica a la tension normalizada de 400/230V, sólo le estan permitidos ciertos escalones de potenica, en concreto por ejemplo 3´5, 5´2, o 6´9 KW si pretende quedar dentro de los 10KW máximos que actualemtne permite el contrato a Tarifa de Ultimo Recurso, porque el siguiente, 10´4KW,  ya se pasa ydebería salir a libre mercado, y contratar otra modalidad de tarifa, con otro tipos de contadores y control de potencia por maxímetro. Si nuestra reglamentacion permtiese contratar 10KW en trifásica, el contador limitaria perfectamente, muchos usuarios domesticos podrían acogerse a TUR, o la discriminacion horaria “dia-noche”, y no tendría que pagar más potencia que la que realmente requiere.

EN EUROSCada Kw contratado nos cuesta al año 29,43€ si estamos por debajo de 10KW (impuestos incluidos, y segun tarifa TUR), pero si nos pasamos ya es a 45,87€, así que de tener 10 a tener 10,4 KW contratados el sobrecoste anual es de casi  183 €!!! absurdo verdad?, más siendo que en realidad tenemos bastante con 10!!!

En la situacion actual la buena noticia queda pues muy limitada, y poco eficaz, una pena.